Llega el verano y con el de la mano llega el final de curso, las vacaciones y otro largo listado de cosas que  a todos nos gustan.

En esta temporada estival disponemos de más tiempo libre que en resto del año, solemos ir de viaje, ver a la familia, tostarnos al sol o simplemente disfrutar de algo de tiempo libre en casa. Es un momento fantástico para compartir nuevas experiencias con los peque de la casa, retomar juegos que nos hayan gustado y conocer otros nuevos. La pregunta se estaba haciendo esperar. ¿A qué jugamos?

Durante las vacaciones jugamos en sitios en los que el resto del año no solemos poner el tablero, bien en un picnic, en la piscina o en un vuelo camino a otro país. Jugamos con esos primos que no vemos tan a menudo como nos gustaría, con esos amigos del pueblo que literalmente vemos de año en año, los compañeros del campamento o con los nietos que nos estamos quedando por las mañanas. También se nos abren nuevas oportunidades a nivel temporal, es el momento de atrevernos con un manual algo más complicado o ese tableo que posiblemente nos condene la mesa del salón entera. ¿Emocionados? Nosotros muchísimo.

Aquí van nuestras recomendaciones para escoger un juego de cara a las vacaciones:

Piensa dónde jugarás estas vacaciones.

No es lo mismo un juego para entretenernos en un trayecto en tren, que un juego para las ansiadas sobremesas de verano, que para la piscina. Si vamos a viajar, no podremos ocupar la mitad de la maleta con cajas. Los formatos portátiles van de maravilla para estas situaciones. Juegos de cartas o dados que nos permitan condensar en un espacio pequeño todos los componentes.

Piensa con quién vas a jugar.

En vacaciones es muy habitual reunir a distintas generaciones de la misma familia en la misma mesa y esto es a tener en cuenta a la hora de decidir que tablero sacamos. Por los gustos del resto de jugadores pero sobre todo por el rango de edad que el juego nos permita. Altamente recomendables los juegos con la dificultad regulable y que sean capaces de entretener a tres generaciones. También es interesante echar un vistazo al número de jugadores, hay gran cantidad de juegos para más de cuatro personas que seguramente tengas posibilidad de sacar a mesa.

Piensa cuándo podrás jugar.

Aquí vamos de un lado al otro de la balanza. Desde los juegos rápidos para partidas ligeritas hasta los juegos con más entidad que posiblemente durante el año no hemos conseguido encontrar el momento para sacar. Bien porque las reglas requieren cierta labor académica, bien porque el despliegue ocupe el 43% de nuestro salón o bien porque no haya manera de reunir a los interesados en una misma habitación a menos que sea en vacaciones. Bendito seas verano.

Mención especial: Ediciones plastificadas, fundas y formatos de viaje.

No somos las primeras en pensar en todo esto, las editoriales siempre van un paso por delante. Por eso mismo ya existen por ejemplo ediciones del Dobble y Jungle speed con las cartas en plástico. Para los juegos de cartas que vayan a visitar la playa, un campamento o todas las sobremesas del verano con sus correspondientes cafés y granizados derramados, recomendamos encarecidamente  la tarea de enfundado. No es mal momento para enfundar el virus.

No perdáis esta oportunidad para revisar nuestras reseñas de juegos ideales para esta ocasión como Colt Express, Magic Maze o Decrypto.  En nuestra próxima entrada os detallaremos nuestras recomendaciones por edad para tener más opciones estas vacaciones con los peques y sobre todo a jugar que antes de darnos cuenta estamos con la vuelta al cole.