Revisitando un clásico

Eldritch Horror, creado por Korey Konieczka y Nikki Valens, es lo que podríamos llamar una versión 3.0 de Arkham Horror. El juego, editado en 2013 por Fantasy Flight games, esta inspirado en el clásico de 1987. Comparten temática, estructura y mecánicas, por lo que es complicado hablar de uno sin mencionar el otro. Pero mas que centrarnos en sus semejanzas, vamos a intentar poner el acento en lo que les separa.

En esencia, estamos hablando de un remake, así que para cualquier jugador habitual de Arkham horror, estamos en terreno conocido. Avísame si te suena de algo: Los jugadores encarnan a un grupo de investigadores que tratan de evitar el advenimiento de un horror primigenio. Para ello, recorren el mapa del juego buscando pistas, combatiendo monstruos y resolviendo eventos en distintas localizaciones. A simple vista, el resumen podría ser intercambiable.

Primos lejanos

Donde la cosa comienza a ponerse interesante es en las diferencias entre los dos juegos. La primera que salta a la vista es el cambio de escala: Dejamos atrás la ciudad de Arkham, para pasar a desplazarnos por un tablero que representa todo el planeta. En cada continente hay varias localizaciones disponibles y los jugadores han de planificar sus viajes con billetes de barco y ferrocarril. Ahora los encuentros tienen un sabor mucho mas variado, al ocurrir en distintos países. Además, se añade un mazo de encuentros genérico que incluye las casillas de naturaleza y océano.

En segundo lugar, en lo que posiblemente es el mayor cambio, nos encontramos con unas nuevas condiciones de victoria. Siguen existiendo los portales, pero su importancia se ve reducida a ser un obstáculo mas en el tablero. Ahora, para ganar, los jugadores han de resolver misterios, unas condiciones al azar, que varían en función del primigenio al que nos enfrentemos. Siguen siendo algo abstractas, (muchas consisten en reunir pistas) pero refuerzan la sensación de estar dentro de una historia. Si a esto añadimos que ahora las pistas tienen su propio mazo de encuentros, también asociado al primigenio en cuestión, vemos que se ha puesto mucho énfasis en aumentar la coherencia temática y en hacer que cada partida sea una experiencia lo mas distinta posible.

Y esto cobra aun mas sentido si tenemos en cuenta la dificultad del juego. Ganar una partida de Eldritch horror no resulta sencillo. Además de todos los mecanismos dependientes del azar, el juego desata constantes calamidades sobre los investigadores. Lidiar con la frustración de que todo pueda salir mal en cuestión de un turno forma parte integral del juego. Una mala tirada de dados, robar una carta o simplemente estar en el lugar equivocado pueden dar al traste con una estrategia de horas. Así que si no disfrutas con esa clase de desafíos, probablemente este juego no es para ti.

Una experiencia con mas cordura

Está claro que lo que buscaban los autores era ofrecer una versión mas dirigida de la experiencia Arkham. Y se puede decir que lo logran con creces. El juego se siente mas ordenado, mas estructurado y conectado con su temática. También resulta algo mas llevadero que Arkham Horror, ya que se han aligerado algunas mecánicas de este que no se echan mucho de menos. En general, se puede decir que estamos ante un trabajo impecable de rediseño.

La calidad de los componentes, por otra parte, esta a la altura de lo acostumbrado. Fantasy flight vuelve a reciclar aquí arte de otros juegos de la línea, una practica ya habitual. A pesar de ello, hay que admitir que el juego luce imponente sobre la mesa. Quizá le habría venido bien usar exclusivamente arte original, pero también es cierto que usar los mismos diseños le aporta coherencia a la línea.

Si se le puede poner una pega, es que el proceso de refinado del original le resta algo de personalidad. Una parte importante de Arkham horror era ese componente de caos y locura tan reconocible. Eldritch horror resulta algo mas rígido y le pide mas al jugador. Una mala partida de Arkham horror se puede salvar por las risas que provoca lo aleatorio que resulta a veces. Eldritch horror, en cambio, es un juego mucho mas serio, con todo lo que ello implica. Mas perfecto, mas temático y mas directo, pero que en ocasiones también puede ser un poco mas soso. En cualquier caso, un título mas que recomendable, muy divertido y de un nivel de producción impecable.