¡Rescate! Diversión al rojo vivo

Enfundaos vuestras mascaras de gas y vuestros trajes protectores y preparad los extintores porque el juego que vamos a comentar hoy viene calentito. ¡Rescate! es un juego cooperativo en el que encarnamos a un equipo de valerosos bomberos. Deberemos rescatar a las víctimas atrapadas en un edificio en llamas, mientras controlamos que el fuego no se propague demasiado. Tendremos que organizarnos bien con nuestros compañeros si no queremos que la misión termine en desastre.

Publicado por primera vez por Lone Oak games en 2011, ¡Rescate! llegó a España en 2014, de la mano de Devir. Está diseñado por Kevin Lanzing y desde su publicación, ha cosechado diversos premios internacionales. Como ya hemos comentado, se trata de un juego cooperativo, para de dos a seis jugadores, aunque admite perfectamente juego en solitario. El reglamento de juego incluye una versión básica y una avanzada, algo mas difícil. En cualquier caso, las partidas suelen estar en torno a la hora de duración.

Enfrentándose al peligro

La preparación de una partida solo lleva unos minutos. Una vez colocamos las fichas iniciales de fuego, las puertas cerradas y los lugares donde podría o no haber una victima, solo queda repartir a los distintos bomberos entre los jugadores. En la versión avanzada, cada bombero es un especialista con habilidades únicas. Además, en esta versión también entran en juego las volátiles sustancias peligrosas y los vehículos, que proporcionan acciones especiales y que los jugadores deciden donde aparcar.

Cada jugador dispone de cuatro puntos de acción por turno, que han de repartir entre las distintas acciones posibles. Moverse, abrir o cerrar puertas, extinguir focos de fuego o derribar paredes, además de las acciones especiales del modo avanzado. Después llega el momento de propagar las llamas, lo que se lleva a cabo usando un sistema aleatorio que puede dar mas de un disgusto a nuestros bomberos. El efecto de propagar las llamas recuerda un poco a la evolución de las enfermedades en Pandemic. Una partida que ya parece encauzada puede irse al garete en cuestión de un par de turnos, así que la tensión esta asegurada.

El objetivo del juego es rescatar a siete personas del edificio en llamas. Puede parecer sencillo, pero las víctimas se encuentran en unas fichas llamadas lugares de interés, que se colocan boca abajo. Esto implica que es posible que tras extinguir el fuego alrededor de uno de estos puntos, descubramos que allí no había nadie. Además, una vez rescatada la persona, debemos escoltarla fuera del edificio y en el modo avanzado, llevarla hasta la ambulancia. Colocar los vehículos y moverlos donde hagan mas falta se vuelve crucial en este modo. Si perdemos a mas de cuatro personas, o si el edificio se desploma a causa del fuego, perdemos la partida.

Un cooperativo tenso pero accesible

La referencia a Pandemic resulta bastante apropiada, ya que las sensaciones que transmite ¡Rescate! remiten mucho a este. El comportamiento del fuego, que a veces parece estar vivo (y tener muy mala leche) no permite relajarse ni un minuto. Planificar cada ronda cuidadosamente y repartir bien las tareas resulta esencial. La sensación de que cada vez que superas un reto te está esperando otro peor es constante. Especialmente en el modo avanzado, donde las cosas se pueden torcer catastróficamente si nos descuidamos. Un punto a favor con respecto a Pandemic es que ¡Rescate! logra esquivar un poco mejor que este el maldito efecto líder que afecta a tantos cooperativos.

A los dos modos y los dos mapas que incluye, hay que añadir la expansión Alto riesgo, también editada por Devir, que añade mas edificios y un montón de nuevos peligros a los que hacer frente. En resumen, estamos ante un juego sencillo pero profundo, capaz de dar muchas horas de diversión. Si buscas un cooperativo tenso y desafiante, pero que no sea muy agresivo con los jugadores novatos, ¡Rescate! es una opción mas que recomendable.